jueves, 28 de enero de 2010

J. D. Salinger (1919 – 2010)

No se imaginan cómo le aplaudieron cuando acabó. Entraban ganas de vomitar. Se volvían locos. Era el mismo tipo de cretinos que en el cine se ríen como condenados por cosas que no tienen la menor gracia. Les aseguro que si fuera pianista o actor de cine o algo así, me reventaría que esos imbéciles me consideraran maravilloso. Hasta me molestaría que me aplaudiesen. La gente siempre aplaude cuando no debe. Si yo fuera pianista, creo que tocaría dentro de un armario.

Holden Caulfield
El Guardián Entre el Centeno

9 comentarios:

mge dijo...

Les dejo Tin Roof Blues, el tema preferido de Holden:

http://www.youtube.com/watch?v=AJ9iAZf4S24

Extrañamente, lo escuché horas antes de enterarme de la muerte de Salinger. Y es un tema que no escuchaba hace años.

Si no leyeron El Guardián Entre el Centeno, háganlo.

Jorge Luis Burroughs dijo...

Una gran perdida. Una gran obra. Quizá el mejor retrato de la adolescencia jamás hecho. Transgresor y crítico, además de incómodo para aquellos que se han convertido en adultos aburridos, la obra de Sallinger es perfecta.
Viva Salinger

Rebeca dijo...

Todos los libros de J.D. Salinger para descarga gratuita:
http://libroslibresmusicalibre.blogspot.com/2010/01/el-testamento-de-jdsalinger.html

Etienne dijo...

Más de Ballard y lo de Salinger son tópicos pendientes en mi biblioteca.
Espero que en todos estos años de encierro haya producido algo más para deleitarnos!

Ivana Gorosito dijo...

Genial. Creo que voy a tener que leerlo!!!
Saludos!

Un Simple Blog dijo...

Gran Libro.

sofi dijo...

Lo aplaudo?
Groso.

Ricardo Baticón dijo...

Qué libro, qué maravilla, no tiene desperdicio nada... Gran Salinger.

Fernando dijo...

Es difícil quedarse sólo con uno o dos pasajes de El guardián..., ¿no es cierto?
Seguramente, volveré a releerlo de nuevo algún día.
Un saludo.