miércoles, 14 de marzo de 2012

VxD: Hipólito y Evita (1973)


¡Radicales y peronistas, uníos! Pues unidos hemos de triunfar como patria. Ya lo dice el refrán: "la unión hace la fuerza"

Pero, ¿de qué fuerza se trata? ¿Es acaso el poder actoral de Raúl Taibo lo que debe conmovernos a abandonar nuestras diferencias y unirnos bajo la misma bandera? ¿O será acaso la expresividad del llanto de Victor Bó junto a las muecas del todo logradas de Julio De Grazia aquello que nos impulse a la verdadera militancia, esa que desconoce el partidismo y se ubica del lado de la verdadera política?

No lo sé, apenas puedo contarles que la película arranca con un grupo de desacatados arrojando tomates:

1,2, ultraviolento...

El pleito se enmarca en un pueblo chico y sus protagonistas son los Montero y los Capobianco, que llevan años de enfrentamiento y tienen pocas intenciones de alcanzar un acuerdo. Ocurre que los patriarcas de ambos lados son muy caudillos y ceban a la descendencia sembrando un raid de odio que altera a la ciudadanía toda.

Claro que todo cambiará con la llegada deeee...

Amalia Scaliter / Evita, la virgen.

Que le va a revolucionar las hormonas aaaaa...

Raúl Taibo / Polo, poeta del hippismo radical.

Nuestros héroes vienen acompañados de deliciosos personajes secundarios:

Victor Bó / Ángel, montonero semental.

José Luis Mazza / Marco, gorila rocker.

Julio de Grazia / Beto, pelotudo querible 
aunque ridículo y desagradable.

Rosalina, la puteeeta.

Ubaldo Martínez /El Sr. Capobianco, peronista hard, 
fan de Sarah Palin.

Ricardo Bauleo / El padre Lorenzo, mentor nacional y popular.

Leonor, aspirante a travesti.

Gilda Lousek / Martina, la alcaldesa de todos y todas.

Como nota de color les puedo contar que Marco y Polo son hermanos (fail). Junto a sus parientes Montero se infiltran en una fiesta de disfraces de los Capobianco y contemplan por primera vez la prístina figura de Evi.

Si esos disfraces no son un claro cross-over entre el Ku Klux Klan y los Power Rangers entonces ¿qué son?.

Allí bailan, Hipólito y Evita, y LLEGA EL AMOR. Ni qué decir que en la escena siguiente él la va a buscar, trepa por un muro hasta su cuarto y le dice: "hay más peligro en tus ojos que en todas las armas de los Capobianco" Claro que todo el romanticismo se va al carajo cuando Evita pela un par de walkie-talkies.

¿Qué diría Shakespeare?

Así, mientras los muchachos de la familia se dedican a medir su potencia fálica corriendo picadas y las mujeres optan por penar el futuro de la estirpe, el director nos deleita con imágenes que aluden de manera directa a las oposiciones y antagonías. No vaya a ser que no se entienda que están compitiendo.

Aunque eso es nada comparado a las escenas en las que ella le dice "bobito" para luego correr por los bosques cual personajes de Crepúsculo.

Acontece que hay elecciones en el club del pueblo y los familiares se lanzan en sucia campaña para defenestrar a sus rivales haciendo gala de gestos antidemocráticos:

Sin embargo, ajenos al ajetreo de la realidad mundana, nuestros tórtolos se dedican a tallar arbolitos para proclamar su pasión:


Que par de pájaros los dos... ♫

Se organiza también un partido de fútbol que enfrenta a las familias y un díscolo integrante de uno de los bandos hace alianza con un médico que le consigue un laxante para el entretiempo.

Era gatoreit...

La anécdota culmina en los yuyos del campito.

A sabiendas de que las familias han de oponerse, Hipólito y Evita no logran contraer debidas nupcias ante el altísimo (sí, han decidido casarse) puesto que son menores. Al mismo tiempo ocurre que Polo choca a Leopoldo (?) en una picada y se ve obligado a huir para no ir preso. Antes de irse busca a Evita, para contarle, pero ella ya sabe que le obligaron a correr la picada puesto que posee el don de la clarividencia característico de toda virgen. Él se pregunta por qué todo está contra ellos, y sufre. Suerte que el tal Leopoldo admite que él iba en contramano en el accidente (porque la policía hace que todo pase por accidente) y triunfan tanto el bien como la corrupción de las instituciones.

Así que a fin de cuentas nuestros próceres deciden irse del pueblo luego de lograr la reconciliación de los clanes y se canta la balada de Hipólito y Evita, que dice así:

Eran tan niños Hipólito y Evita y el mundo era tan viejo y tan bribón,
no imaginaban que todos sus sueños cabían en un rincón,
ni que hay razones que pueden matarlos,
eran tan niños los dos...
Cuando sus manos se unieron, creyeron que inventaban el amor,
eran tan niños Hipólito y Evita y el mundo era tan viejo y tan bribón,
sus familiares jugaban a odiarse y encontraron la razón
en tradiciones mezquinas que siempre hace a la gente mayor.
Cuando sus manos se unieron, creyeron que inventaban el amor
eran tan niños Hipólito y Evita y el mundo era tan viejo y tan bribón.
Cuando sintieron que los separaban, se les heló el corazón,
pero es tan facil curar una herida, eran tan niños los dos...
Cuentan que aun van de la mano
porque entre el ayer y el hoy hubo Hipólitos y Evitas (!)
un nombre no hace al amor...

5 comentarios:

Marie dijo...

pará, SON MENORES??? eso es lo más inverosímil de todo

mge dijo...

Marie, el amor no sabe de DNIses.

Datos que arroja IMDb:

- USA title: Do What You Want (?)
- Plot Keywords: Nudity

Celeste dijo...

Perdón, ¿y no se mataron? Me siento estafada.

Martín Felipe Castagnet dijo...

hay un punto donde las películas dejan de ser malísimas y se transforman en buenísimas. es como romper el cero absoluto. ¡gracias VxD por esta joyita!

mge dijo...

Celeste: No se matan, no. El espectador es el que muere un poco.

Martín Felipe: Ese punto es el punto VxD cuya fórmula es muy complicada y no he de divulgar jamás.