miércoles, 7 de marzo de 2012

VxD: La Sartén por el Mango (1972)

A ver... si Hollywood se da el lujo de reunir a grandes figuras como Daniel Day-Lewis, Penélope Cruz, Marion Cotillard, Sophia Loren, Judi Dench, Kate Hudson y Nicole Kidman para filmar un tanque y fracasar estrepitosamente, ¿por qué ser menos?
El cine argentino ha hecho lo suyo con Claudio García Satur, Víctor Laplace, Ana María Picchio, Alberto Argibay, Dorys del Valle, Betiana Blum, Elizabeth Makar y Enrique Liporace en este film de intriga y suspenso.

La cosa es que Victor Laplace se casa y sus tres amigos le arman una festichola. Como son cuatro, se consiguen cuatro mujeres de la noche y van al departamento de Claudio García Satur que es un habitué de la zona roja.

Todo parece evolucionar hacia una noche de sexo salvaje hasta que una de las suripantas empieza a pensar y ahí la cosa se pone brava, porque aparecen unos flashback en sepia que anuncian que hay algo más en la vida que felaciones, whisky y anticonceptivos. Estas mujeres reflexionan y sufren:

"Habría que sacar la materia gris y poner dentro un reloj como el de los taxis. Es la única manera de ser feliz"

A las reflexiones pasadas de la Picchio se le suman las tribulaciones presentes de Elizabeth Makar:

¿Por qué querés que lo haga?

¿Se habrá propasado Claudio García Satur? ¿Qué le ocurre a Elizabeth? ¡Nada grave! Es sólo que Claudio le propuso hacer un striptís y ella anda algo constipá. Finalmente, luego de un exquisito refrán...

A falta de pan, bueno es el champán (!)

... Elizabeth despliega sus carnes. ¡Ponete en bolas! -exige Victor Laplace y todos lo festejan excepto CGS que mira todo sospechosamente desde lo lejos.

Al poco tiempo ocurre lo inesperado:

¡Kevin!

Pues bien... luego de someter el cuerpo a una extrañíiiiisima resucitación cardiopulmonar en la que se apoyan los dedos en lugar de las palmas sobre la sujeto a revivir, Alberto Argibay sanciona: ¡ESTÁ MUERTA!

Y Ana María Picchio grita, cual Delfín Hasta el Fin:

¡¡NO PUEDE SEEEERRRR!! (¡¡NOO!!)

A partir de aquí todo apuntará a resolver cómo es que la pobre Elizabeth perdió su vida. Basta con el fotograma del champagne y la sombría actitud de CGS para que el sagaz espectador llegue a una rápida conclusión cuando restan cuatro quintos de película por delante. Uno podría pensar que en realidad las cosas están presentadas así para despistar. También se podría suponer que en realidad el enigma no es quién sino por qué. En fin, sigamos...

Luego de la muerte hombres y mujeres comienzan a insultarse. Ellos las tratan como lo que son y ellas se desilusionan de que ellos no actúen como caballeros. Se baraja la posibilidad de llamar a la policía pero, ¿cómo le explicarían los maridos a sus mujeres que han formado parte de la fiestita? En el medio de todo esto, y para remarcar el fuerte clima de tensión que compartan los protagonistas, se larga a llover.

Yo no fuíii...

Los muchachos creen que como CGS es el único soltero y sin hijos es el que debe hacerse responsable de la muerte a cambio de "unos pocos pesos". Luego de incontables lamentos y errores de continuidad, las chicas se van. Entonces llega la hora de los reproches y ahí CGS le echa en cara a Enrique Liporace que allá lejos y hace tiempo, en sus años mozos, lo dejó sin laburo por organizar una huelga. ¡Claudio sólo quería defender a sus compañeros y a la causa! ¡Malvado e imperialista Enrique!

Y eso, claro, hace que uno quede resentido y se la agarre con prostitutas inocentes. Porque Claudio confiesa que fue él quien envenenó a Elizabeth y que ahora... ¡¡¡tiene la sartén por el mango!!!

¡Yo tengo el sartéeeeeen!

Luego de desabrocharse un par de botones de la camisa, porque anda más suelto, le confiesa a Víctor que se acostó con su mujer.

Te moví el piso...

Cuando Victor se va, acompañado por Enrique (parece que todos se pueden ir cuando quieren a pesar de ser testigos de un homicidio) CGS cuenta que es mentira eso de que se acostó pero que lo hizo para que ya nadie pueda reírse de él, y ahí es cuando Alberto Argibay confiesa que siempre lo admiró porque no usaba anteojos y él sí, y nunca lo elegían para jugar al fútbol en la primaria.

Después Alberto se va y Claudio grita, desconsolado.

FIN.

En serio, eh, termina acá.

4 comentarios:

Dialoguista dijo...

Naaaaaaaaaa, malísimaaa jajaja ¿y la mató por la huelga que hizo trabajando con el otro? ¿nadie en la producción dijo que no tiene nada que ver? mucho sartén por el mango pero cero hilo conductor jajaja
Este es el único blog, que los spoiler no molestan!!! Aguante VXD :D

Gérman dijo...

Gloria, Elizabeth y cuantas más, pff. No puedo soportar tanto maltrato por parte del cine nacional contra la mujer. Voy a formar una agrupación.

(Me guardo la imagen de Piccio gritando por que es GENIAL)

Boogie_El_Aceitoso dijo...

Pregunta al margen, ¿que fue de esta mina Elizabeth makar? alguien puede aportar alguna respuesta... Que fue de su vida? no hay registros en la web de nada hecha desde hace decadas.. Gracias.

Anónimo dijo...

Es amiga mia,sigue hermosa cono siempre,es empresaria,no le intereso hacer ni de madre,ni de tia,ni abuela,se retiro haciendo de hija,una desicion personal,vive muy bien y feliz!