jueves, 30 de septiembre de 2010

VxD: Adiós Alejandra (1973)

Este es uno de los casos en los que un video vale más que mil palabras:


Yo pensé que era incompatible cantar el aleluya y guiñarle el ojo a una chica (1:50), pero se ve que no. Por suerte, mientras estos "estos imbéciles cantaban estas idioteces" copando el cine y la TV, ELLA ESTABA CREANDO EL PUNK.

lunes, 27 de septiembre de 2010

VxD: The Players vs. Ángeles Caídos (1969)

Es una lástima que no exista la categoría "Peor título de la historia del cine" porque esta película sería una clara candidata a alzarse con la estatuilla. Es una lástima aún mayor que no haya estado a la altura de lo esperado porque es lo más experimental que me tocó ver dentro del ciclo VxD.
Pasa que no alcanza con hacerse el vivo con la cámara ni con proponer una seguidilla de planos que pretenden mostrar una suerte de ensayo teatral pseudofilosófico.

El hombre en busca del sentido.

Si pudiera intentar arrimar una interpretación me atreveríá a decir que "the players" son los que le siguen el juego al "sistema" y los "ángeles caídos" son los que han quedado al margen del mismo, ya sea por elección o porque no les quedó otra.

Dijo el ángel:"Ahí abajo viven los pleier"

El problema es que esta incitación al desorden, o a la creatividad, en el cine (y en la vida) propuesta explícitamente:

... termina resultando bastante forzada porque una vez concluída la película aparece uno de los ángeles incitándonos a "romper el encuadre"
Entonces, ¿en qué quedamos? Si nos dicen lo que tenemos que hacer de espontaneidad poco y nada.

Por más que los ángeles sostengan sillas mientras cantan ridículamente la propuesta queda del todo revocada.

(prometo no volver a escribir reseñas serias)

jueves, 23 de septiembre de 2010

VxD: La Cruz Invertida (1985)

No vale la pena dedicarle una reseña a una película por la que transcurren frases como "(...) la libertad de putas y bolcheviques", "las putas siempre estamos en guerra" o "pactar con el comunismo es pactar con el demonio", pero sí vale la pena destacar lo siguiente:

1.- Joven estudiante de cine, así es como NO se reencuadra a un actor.

2.- Fórmula del cliché: Cura calvo + taza de té =
"Traedme a los niños que yo gozaré con ellos"

3. Diego Korol versión teen angel.

lunes, 20 de septiembre de 2010

VxD: La Bastarda (1972)

A prepararse que la reseña de hoy viene con yapa. Esta desgracia de proporciones titánicas (y tetánicas) está protagonizada por Isela Vega, quien encarna al personaje que da origen al título del film. Nuestra querida bastarda es una chica "de la ruta" y por cuestiones del destino termina en una cantina de mala muerte, la cual es visitada diariamente por una suerte de Ken latino de nombre Mario. Mario está casado con una mujer que quedó paralítica de la cintura para abajo. He aquí la semilla de la tragedia: arpía + hombre necesitado = caos cinematográfico.

La bastarda empinando el codo.

¿Qué ocurre? Pues bien, la pecadora vendrá a destruir la vida marital de Mario y su esposa Elena, quien verá como su esposo huye del hogar ya no para ir a almorzar con Antonio, el cantinero, sino para dejarse caer en las redes del sexo desenfrenado, aunque culposo. Igual, convengamos, Elenita ya venía mal de antes: tomaba pastillas y alucinaba en sepia. Ah, y escuchaba la radio.

Elena en trance.

En el medio de este aburridísimo surmenage visual, y mientras el espectador se pregunta cómo es posible que no salga UNA sola silla de ruedas en TODA la maldita película si Elena no puede desplazarse por sus propios medios, aparece Luis Brandoni haciendo de motoquero para ponerle algo de glam-rock al asunto:

Llegó el bigoteeeee...

Así, se pelea con nuestro protagonista pero, sin que nadie la llame, cae la policía y zafa. Mario termina por meterle los cuernos a su esposa, aunque después se arrepiente, y el cantinero huye en jeep con la bastarda. ¡Pero atención! El protagonista es astuto y los deja sin frenos de antemano por lo que terminan al lado de este cartel.

Lo que se dice "un canto a la vida"

Quienes tengan ganas de lapidarse la vista (y los oídos), aquí tienen diez minutos de La Bastarda, que incluyen una tremenda lucha cuerpo a cuerpo y la memorable llegada de los Brandoni boys. No me hago cargo si les estalla el monitor.


Por favor, presten atención a la extraña combinación que se desprende de la primera frase que dice Brandoni y del tema que comienza inmediatamente después.

jueves, 16 de septiembre de 2010

VxD: Los Dioses Ajenos (1958)

Démosle algo de crédito a esta, por lo menos tiene un buen título. ¿Qué les parece si vamos hacia el norte y nos embarcamos en una historia a puro sincretismo cultural? ¿No? Bueno... lo lamento.
Esta es la historia del Dr. Drago, arqueólogo, un hombre sufrido que decide irse a Jujuy. Se nota que el viaje es importante porque así como en Isla Brava el director descollaba mostrando árboles acá abundan las locomotoras, los vagones y las vías del tren. ¿Hay algún sentido oculto detrás de esta decisión harto meditada? ¿Implica esto que la película va sobre rieles? Para nada, en pocos minutos todo será un desmadre y el espectador pensará en abrir el botiquín del baño y poner fin a sus penurias mediante una Gillette Mach3 Turbo.
Lo peor del caso es que durante el viaje el tipo va reflexionando sobre las bondades del cambio de aire y cuando llega a destino lo primero que hace es... ¡insultar a un coya! Está bien que el pibe (apodado "el coyita") se le cruzó a mitad de la ruta mientras Drago manejaba su jeep, pero igual. Si pensamos que el enojo del doctor lo justifica, nos equivocamos, pues posteriormente le indicará a la maestra de los chicos que sería bueno que "los hiciera lavar". Un desubicado.

La teacher.

Drago, el "Indiana Jones" de la puna.

¿Estamos ante la típica película en la que dos personajes opuestos terminan amándose? Y sí... sólo que en esta la música es desastrosa, los diálogos incitan al suicidio y los encuadres la rompen:


Yo creo que ella comienza a enamorarse cuando él la persigue entre los cactus y también cuando reflexionan juntos sobre las hordas de coyas explotados por la civilización. Otro momento importante es cuando él intenta salvar a "el coyita" que cae barranca abajo por buscar una vasija.

El coyita, inconsciente pero feliz.

Eventualmente el coyita morirá. Pero no morirá el amor, oh no. Lo que murió hace tiempo ya es el buen gusto, pero qué importa.
Más trenes...

¡Ah! Otra escena VITAL es cuando el doctor se enfrenta a un coya malo:
Indiana Jones vs. el coya libidinoso.

Habría que mandarle una copia a Harrison a ver qué opina:
Ya te voy a dar coya a vos...

lunes, 13 de septiembre de 2010

VxD: Historia de una Soga (1956)

Lo peor no es que a alguien se le haya ocurrido hacer una película narrada por una soga de tender la ropa (!), sino que alguien aprobó y financió el proyecto. Eso sí, no es cualquier soga, es una que puede predecir el futuro ya que como ella misma anuncia: "Las sogas sabemos más que los hombres". Si esto no es cine fantástico de primer nivel, entonces no sé.
La soga ama a su dueña: Doña Julia, quien la trata tal y como una soga se merece (no pregunten). Ocurre que Doña Julia muere debido a un disgusto que le da su malvado hijo, y la soga queda, por así decirlo, huérfana. Pero ojo, que si piensan que se va a quedar en el patio lo más pancha, se equivocan. Su meta será vengar a su dueña. ¿Cómo lo hace? Pues bien, se las ingenia para terminar atada a un camión y cuando el malvado hijo cruza la calle se ata a él y lo ahorca provocándole la muerte.



Mención especial para este muñeco diabólico:




Yo tengo un tender.
Por las dudas lo voy a empezar a tratar bien no sea cosa que me ataque.

jueves, 9 de septiembre de 2010

VxD: Aconcagua: Rescate Heroico (1964)

Sintéticamente: cae un avión en la coordillera de los Andes y un grupo de soldados muy (demasiado) unidos debe ir a rescatar a los sobrevivientes. Y un alpinista alemán se vuelve loco. Y una maestra rural se enamora.

Pero nada de eso es importante al lado de descubrir que...

... antes de entrar a la Matrix el agente Smith pasó por Mendoza.

lunes, 6 de septiembre de 2010

VxD: Veredicto Final (1996)

O deberíamos decir Final Verdict, puesto que fue filmada íntegramente en Miami. Este herpes del celuloide es de esas películas que aparecen en la sección ofertas de los videoclubes, generalmente en formato VHS a $4,99 como mucho, y que nos repelen por el paupérrimo diseño de sus tapas. ¿De qué va? Digamos que cuenta la historia de un juicio en el que se evalúa si un asesino serial debe ser enviado a la silla eléctrica o, en su defecto, al loquero. Lo que interesa es la imputabilidad o no del protagonista (que ya presenta cierto grado de culpa al llevar como nombre artístico la triste seguidilla de Richard Joseph Paul)
Ahora... ¿y de la imputabilidad de los guionistas, qué? Los invito a repasar algunas líneas de diálogo, acompañadas en su mayoría por sus respectivos fotogramas, para que descubramos cómo podemos ser arrastrados a los límites de la lisergia en poco más de hora y media:

¡Te rogué mil veces que no aplicaras esa maldita cera de lustrar en mi bota!

Magia del Amazonas... es como un aguijón de efecto inmediato (?)

¡Sé todo de plantas carnívoras que te atrapan y te llevan hasta la muerte!

- Cuando te emborrachás perdés el control y conocemos tus antecedentes de piromaníaco.
- Ni los escarabajos sobreviven sin protección. (!)

- Si Walter se demora andá a buscarlo al baño, allí es donde recluta a sus idiotas.
- Le tiene pánico al encierro forzoso, parece que intentaron violarlo.

Los hindúes dicen que la vida es una ilusión,
tal vez sea por eso que esta casa no tiene relojes (???)

¿No se da cuenta que su maldito archivo puede amparar a un querubín de ojos atormentados que en sus ratos libres se entretiene asesinando?

Todos sabemos que las infidelidades duelen más
que un alfiler clavado en los testículos. O_O

Un niño supera su tartamudez a través de una experiencia con delfines.

Alguien de las Naciones Unidas pretende eliminarte, sólo así se justifica que envíen a un judío a tratar con un islámico.

- Este asunto apesta y en tus ojos leo demasiado odio. Me utilizaste como un idiota y nadie se burla de "El polaco".
- Cállate, admiro tu habilidad con los explosivos, pero no intentes amenazarme... te lo repito por ultima vez, cállate idiota, o voy a arrojar tu inhalador por el inodoro esperando que revientes.

Te concederé 5 minutos para aplacar los aullidos de tu conciencia.

En el fondo somos cocodrilos del mismo pantano.

¡Recuerde abogado, las lágrimas amargas son el espíritu de la sabiduría!

viernes, 3 de septiembre de 2010

VxD: Isla Brava (1958)

Filmada en el exuberante (?) Delta de la provincia de Buenos Aires este bacilo de Koch de nuestro cine cuenta la historia de José Néstor y Anita (a quienes podríamos apodar tranquilamente "los pelotudos"), dos isleños que se enamoran y se casan. No sabemos qué es lo que quiere ella, pues las expresiones faciales de Elsa Daniel no nos permiten obtener dato alguno en los primeros dos tercios de película, pero él ambiciona comprarse "un bote a motor", ente que los corrientes mortales solemos denominar "lancha". El anhelo de José Néstor guarda una vital relación con su historia pues su padre, también isleño, murió cruzando el río procurando salvar a su esposa, quien cayó estúpidamente de un muelle. ¡Lo peor del caso es que la pobre Juanita fallece inmediatamente después de apagar un terrible incendio! Pero bueno, tropezó... así es el karma.

José Néstor, nostálgico.

Anita aka The Bride.

Bien, luego del casorio, los novios se fugan (no sin previo llanto de ella reclamando a su padre) en una suerte de luna de miel que consiste en navegar por el río. Y acá no sé qué onda el director pero cuando se dan un beso, aparecen muchos planos sucesivos de árboles, como dos minutos de planos de árboles y/o vegetación. Supongo que habrán tenido sexo o algo, porque después se quedan dormidos y terminan en una isla habitada por estos señores:

Come to daddy...

Estos tipos reclaman a Anita para sí mismos porque planean usarla para "cocinar y lavar la ropa" Y cuando ya parecían definirse como adherentes de cierto machismo soft, la cosa se desmadra e intentan violarla, grito sapucai mediante. Y bueno... al final ella mata a uno, se trauma, el otro huye y llegan los marinos al rescate.

El espectador queda más o menos así también...

jueves, 2 de septiembre de 2010

VxD: Una Reflexión


Es curioso, pero esto que hasta ayer era un blog de películas que "hay que ver" de pronto se convierte en un blog de películas que "no hay que ver".

El universo se balancea.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Vengo por el Dinero: Una Introducción

Corría el mes de junio cuando sonó el teléfono y la voz de un amigo pronunció las palabras mágicas. Me quedé atónito. ¿Cómo? ¿Un trabajo que consiste, básicamente, en ver películas? ¿Desde mi casa? ¿En serio?

Gloria,
algarabía,
regocijo.

Creo que hasta babeé.

¿Adónde firmo?

Era cierto. Existe un trabajo que radica en ver películas, dividirlas en escenas y computar las apariciones de los actores en las mismas. Quienes lo realizan reciben el nombre de visualizadores (no confundir con visionarios, que es otra cosa)

Bien.
Hasta aquí el idilio. Hasta aquí "el sueño del pibe".

Claro que "películas" es algo muy general. Claro que "películas" las hay de todo tipo y nacionalidad. Claro que no todo es cine de autor. Claro que cuando comencé a ahondar en el asunto, cuando tuve entre mis manos la materia prima de mi labor, esto es: incontables DVDs con horas y horas de películas pertenecientes a la programación de ESE canal de televisión, y no otro, comprendí que estaba internándome en un terreno pantanoso y siniestro, un territorio hostil, signado por la demencia y la insanidad de algunos que cometieron el imperdonable desliz de tomar una cámara y regalarnos, bajo el lema de "a filmar que se acaba el mundo", incontables joyitas que compartiré con ustedes a partir del día de hoy.

¿De qué canal hablo? No es I-Sat, no, tampoco es Sony, mucho menos Fox... ¡ni siquiera es Hallmark (Q.E.P.D.)! Es, ni más ni menos que...

(inserte mueca de desesperación aquí)

Imaginen: Tiburón, Delfín, Mojarrita, los Parchis, la Coca Sarli, Minguito, Palito Ortega... Todo nuestro bagaje cultural aglutinado en un monitor de 17 pulgadas.

Retomé terapia y pensé en fundar Visualizadores Anónimos, un grupo de autoayuda destinado a aplacar los males de esta faena insalubre. Pero no, mejor compartir con ustedes mis penurias. No me costó mucho pensar el título para esta nueva sección, a la que a partir de ahora denominaré VxD. De la única manera que puedo sobrevivir a estos desastres de nuestra cinematografía es si me pagan por verlos. No queda otra.

Subiré una o dos reseñas por semana. A los puristas, les anticipo que esto es momentáneo y con el tiempo volveré al formato clásico, pero ahora les pido que se pongan los cascos, los anteojos y se animen a internarse en el cine arrrrrrrgento que poco sabe de Cannes, de Venecia o de Hollywood.

Que les sea leve...